MEDYSPA (NUTRICION, MEDICINA Y CIRUGIA COSMETICA)
Nútrete, Recupera tu salud y Esculpe tu Cuerpo
| Más

Últimos miembros

DesaFetleAndrea reyanaGregoChiewayCarlos PalomoBeatriz VenturaYazmin Calzada Rosas

Huixquilucan, Edo. Mex.

Consulta de Martes, Miércoles y Jueves 16:00 a 21:00hrs (previa cita).

Teléfonos: 
                    50090226
                   
 

 

 


Young points o Up points





Este tratamiento consiste en infiltrar en siete puntos estratégicos del rostro en los que el tiempo deja su implacable huella para lograr un rejuvenecimiento integral. Los siete puntos se encuentran en:
 
Contorno ocular. Para levantar el párpado superior, difuminar las patas de gallo y restaurar la mirada, el doctor infiltra en puntos estratégicos de la ceja y la sien, personalizados a la morfología de cada paciente. 

Parte superior de la nariz. Con la edad, la frente se cae un poco y la parte superior de la nariz tiende a hundirse, con lo que las arrugas transversales se acentúan y el perfil de la nariz pierde armonía. Una infiltración en esta zona (donde se apoyan las gafas) consigue reposicionar esta facción de manera espectacular. 

Punta de la nariz. A partir de los 40, la punta de la nariz también tiende a caer, con una infiltración se recupera su posición de forma absolutamente natural. 

Barbilla. Los años hacen que el mentón se hunda bajo el labio inferior y tienda a subir (barbilla de brujilla), el doctor lo soluciona con dos infiltraciones que la estiran y la reposicionan de nuevo. 

Mejillas. Una infiltración a cada lado de las mejillas, cerca de la sien, hace que el óvalo se traccione hacia arriba sin añadir volumen. 

Mandíbula. Otros dos puntos estratégicos son los ángulos mandibulares situados bajo el lóbulo de la oreja. Con una infiltración se recupera la definición de los mismos logrando también un efecto tensor. 

Óvalo facial. Por último, el retensado cutáneo, realizado con una combinación de medicamentos, que reposiciona la musculatura facial (sin ganar volúmenes) y disminuye la tensión de las cuerdas platismales (cuerdas de violín) que hacen que la flacidez cutánea se pronuncie.